¡¡ MUY BUENAS, FAMILIA !!

Hoy queremos hablaros de un tema que sabemos que afecta a muchísima gente, como en su día nos afectó y nos quitó el sueño a nosotros. Nos referimos a un tema tan importante y peliagudo como es el cómo empezar a emprender con pocos recursos económicos.

En primer lugar, queremos dejar claro que, lógicamente, esto no va a ser la verdad absoluta y, ni mucho menos, una masterclass, sino lo que ha sido nuestra experiencia, basada en el trabajo, el esfuerzo, la ayuda que hayamos podido conseguir y, sobre todo,  mucho sentido común.

Como punto de partida, vamos a asentar todo esto en dos ideas básicas:

Por un lado, a nadie se nos escapa que nos encontramos en un momento económico complicado. Además, como bien sabemos, en el caso de crear una Startup, nunca suele haber recursos iniciales y, en el caso de haberlos o una vez obtenidos, nunca son suficientes y es una labor casi permanente, el intentar conseguir más y optimizar y rentabilizar al máximo los que se tienen.

Foto en la que aparecen los 3 fundadores de Timpers sujetando el primer prototipo que desarrollaron.

Por otro lado, pese a que se están consiguiendo avances a pasos agigantados y España es un referente a nivel mundial en temas de integración, discapacidad y accesibilidad, para las personas discapacitadas (como es nuestro caso) todavía es más difíci: en la actualidad, hay, aproximadamente, 1.800.000 personas discapacitadas en edad de trabajar y, 3 de cada 4, no lo hacen. Además, y por desgracia, se ha demostrado que todavía existen muchos casos de discriminación, tanto curricular como salarial, de estas personas.

Así que, si le echamos un vistazo al panorama, si ya hay gente que se piensa con terror lo de emprender, algunos pensaréis que, en nuestro caso, hay que estar loco para tirarse a la piscina y aventurarse en un jardín de esta magnitud. Y, desde TIMPERS, os podemos asegurar que, en absoluto. Cada día estamos más orgullosos del paso que dimos y, sin duda, volveríamos a darlo una y un millón de veces.

NUESTRA EXPERIENCIA. ALGUNOS TRUCOS Y CONSEJOS

Nosotros, como os podéis imaginar, no fuimos una excepción y, al principio, nuestros recursos iniciales eran inexistentes, por lo que tuvimos que comenzar con unos ahorros personales, imagino que, como casi todo el mundo. Aunque, eso si (y ahí va el primer consejo), contábamos con los primeros ingredientes necesarios: cabeza, corazón, ambición e ilusión. Muchos diréis que eso es muy bonito a la hora de decirlo o leerlo, pero os aseguramos que, sin esos elementos, ir creciendo nos hubiera sido imposible. Nosotros sabíamos que teníamos una buena idea, que iba a aportar algo nuevo y, sobre todo, mucho valor a la sociedad, por lo que nuestra ilusión y ambición, eran infinitas. En cuanto al corazón, está claro: nosotros siempre hemos creído de una forma extrema y desmedida, tanto en nosotros como en el proyecto y, con eso, hemos tenido mucho ganado.

En segundo lugar, llevamos al pie de la letra, como una religión, el estar continuamente buscando ayudas, concursos de emprendimiento, becas, etc. Os aseguramos que hay muchas, tanto locales, autonómicas, estatales, Europeas, etc y, aunque a veces es complicado dar con ellas, os animamos a que las busquéis. Es una forma de poder ir, primero, sobreviviendo y luego, creciendo. En nuestro caso, nos hemos presentado a infinidad de concursos y becas: desde algunos otorgados por la Universiad de Alicante, hasta ayudas otorgadas por el Fondo Social Europeo, que para nosotros ha sido una ayuda imprescindible.

Premios impulso Universidad Alicante 2018

Otro punto muy importante es un buen y exhaustivo cuidado de las redes sociales y de la página web. Cuando no se tienen recursos y no se pueden destinar a campañas publicitarias, es importantísimo ir creciendo de forma orgánica y exprimir al máximo la creatividad, los ganchos y todos los elementos que las redes ofrecen.

También suele dar muchísimos quebraderos de cabeza la forma jurídica que darle a la empresa inicialmente. Nosotros aconsejamos estudiar a fondo este tema ya que, por lo general, la gente tiene el concepto en la cabeza de hacer uns S. L. y, en muchos casos, no es necesario empezar por ahí, ni tener que asumir los elevados costes que conlleva. En nuestro caso, hemos optado por la Comunidad de Bienes y, conforme vayamos creciendo, seguiremos estudiando la situación y, llegado el momento, cambiaremos.

Por último, el tema del valor, en una doble vertiente. Por un lado, el valor que le dais a vuestro producto. En nuestro caso, como queremos ser una empresa accesible en todos los ámbitos, no hemos querido ser menos en este y nos hemos querido posicionar entre los más asequibles. Encontrar el valor de vuestro producto es indispensable para ir creciendo. Y, por supuesto, es igual de importante el valor añadido que tu empresa aporta a la sociedad, en nuestro caso, la integración la los discapacitados, la inclusión de los ciegos en la moda, etc.

Creemos que, siguiendo estas pautas, tenéis una pequeña guía para empezar o, al menos, para que os sentéis, le deis una vuelta y tengáis un poco más claras las ideas. Eso sí… Lo más importante siempre es tener sentido común, los pies en el suelo, humildad y realismo con la situación actual de cada momento. Y, con todo ello, ya podéis echar a volar.

Esperamos que os haya gustado y, aún más, que os haya servido para decidiros y, como siempre, deciros que muy pronto estaremos de nuevo con vosotros, contándonos más cosas interesantes.

¡ HASTA LA PRÓXIMA TIMPERIAN@S !